Buscar

¿El yoga es para mí?

Últimamente hacer yoga está de moda y hay tantos tipos y tanta información que es normal que nos asalten dudas sobre si podemos practicarlo. Además, la mayoría de información que recibimos sobre esta práctica suele ser a través de las redes sociales y muchas de las posturas que vemos pueden parecernos que están fuera de nuestro alcance. Así que antes de responder a la pregunta de si el yoga es para ti, me gustaría explicarte qué es yoga primero.

Yoga es una filosofía y un conjunto de prácticas físicas, energéticas y mentales que se desarrollaron en India. Se creó como una práctica espiritual, los primeros yoguis eran ascetas, y poco a poco fue desarrollándose y fueron surgiendo distintas ramas. El objetivo del yoga es movernos a nivel holístico (si este adjetivo te chirría te recomiendo echar un vistazo a este artículo: Yoga como disciplina holística).



Uno de los estilos de yoga más practicados en el mundo es Hatha, que pretende encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente, engloba asanas, pranayama y meditación. El hatha yoga surgió alrededor del siglo XV, aunque es un poco incierto, es entonces cuando se escribe el texto clásico más conocido sobre este estilo de yoga “Hatha yoga pradipika”.

La palabra hatha hace referencia a ese equilibrio del que hablábamos ya que HA representa el prana, Píngala, el sol; mientras que THA representa la mente, Ida, la luna. Y su unión representa ese balance.

Dentro del hatha yoga podemos encontrar diferentes tipos y modalidades.


Tipos de yoga

Hay muchos estilos de yoga, no puedo abarcar todos así que voy a contarte brevemente cuales son los estilos más conocidos y practicados hoy en día para que tengas una idea un poco más clara.


Vinyasa

En estas prácticas se conecta con la respiración como guía y se va fluyendo por las posturas de manera dinámica. Las secuencias son flexibles en este tipo de yoga.


Ashtanga

Es un tipo de yoga dinámico con secuencias cerradas que siguen un orden establecido y es de alta intensidad física.


Kundalini

En estas prácticas el objetivo es despertar Kundalini (la capacidad creativa ilimitada) a través de posturas, kriyas, pranayama y mantras.


Yin

Se trata de un estilo de yoga moderno donde las asanas se mantienen durante periodos de tiempo más prolongados, lo que nos permite desarrollar la auto observación y trabajar los niveles musculares más profundos.


¿Puedo practicar yoga si no soy muy flexible?

Por supuesto. La frase “Uy yo no me apunto a yoga porque soy un palo”, ya no nos vale como excusa. Normalmente, al decir esta frase nos referimos a asana, la parte física del yoga, las posturas. Pero se puede practicar yoga sin hacer asana. Ahora bien, entendiendo yoga como en conjunto de asana, pranayama y meditación, también puedes practicar yoga aunque la sola perspectiva de llegar a tocarte los pies ya te cause agujetas.

El yoga es una práctica respetuosa con tu cuerpo, vas progresando mediante la escucha y siempre hay adaptaciones a todas las posturas así que es posible hacer yoga aún teniendo poca flexibilidad. Además, con la práctica irás liberando tensiones y ganando rango de movimiento así que mejorarás poco a poco tu flexibilidad.


¿Puedo practicar yoga si soy muy nerviosa o activa?

Otra frase típica es “No puedo hacer yoga porque soy muy nerviosa” o “¡Qué rollo, me quedaría dormida!”. Es posible que en savasana (la postura final de relajación) sí te puedas quedar dormida, pero te reto a que te duermas haciendo chaturanga.

Bromas a parte, como he comentado al principio hay muchos tipos de yoga, solo tienes que encontrar la práctica que más te guste, que más se adapte a lo que quieres y necesitas. Puede que para comenzar a practicar la relajación mental si eres muy nerviosa no puedas meterte a una clase de yin, pero puedes probar otro tipo que vaya introduciendo la atención a la respiración y poco a poco ir acostumbrándote a bajar revoluciones.


46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo